Propone Sigala medidas para frenar ecocidio


* Protección a los bosques y recuperar riqueza natural de Michoacán; * Depredadores del bosque serán castigados; * Presentó iniciativa de reforma a Ley Forestal

 Comunicado 443.1

arando

Morelia, Michoacán., 11 de mayo del 2016.- Con el objetivo de proteger los bosques y recuperar la riqueza natural de Michoacán que se ha visto afectada por el cambio de uso de suelo y la tala inmoderada, el Presidente de la Junta Coordinación Política de la LXXIII Legislatura Local, Pascual Sigala presentó ante el pleno la iniciativa de reformas a la Ley  de Desarrollo Forestal Sustentable del Estado, para frenar el ecocidio.

Al hacer uso de la tribuna el líder del Grupo Parlamentario del PRD en el Congreso del Estado, expuso que las propuestas de reforma a la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable del Estado de Michoacán que presenta, están orientadas principalmente a fortalecer las capacidades operativas del Gobierno del Estado y de los Ayuntamientos, en el combate a la tala ilegal y el cambio de uso del suelo forestal, dotando al Estado de atribuciones que le permitan atender esta problemática de una manera enérgica y eficaz.

Recordó que Michoacán cuenta con una superficie total de casi seis millones de hectáreas, de las cuales alrededor de 4.2 millones corresponden a superficie forestal. “En la década de los años 70, Michoacán contaba con 1.4 millones de hectáreas de bosque cerrado; para los 90, dicha superficie se había reducido a 480 mil hectáreas de bosque cerrado y 400 mil hectáreas de bosque abierto. Es decir en esos 20 años perdimos 600 mil hectáreas de bosque completo”.

Sigala refirió que en México, la deforestación y degradación de ecosistemas forestales han sido continuas en los últimos 40 años, con una pérdida anual estimada de aproximadamente 700 mil hectáreas.

Sin embargo, la riqueza forestal de la entidad continúa en decremento. De acuerdo al Inventario Forestal del Estado de Michoacán de 2014, se estima una pérdida anual de 66 mil hectáreas de bosque y selva.

“Tanto en el estado como en el país las principales causas de la pérdida de bosques son: los incendios, el cambio de uso del suelo con fines ganaderos o vinculados a la expansión agrícola, tala clandestina y desarrollo urbano”.

Por ello, en la iniciativa Sigala plantea cancelar por completo autorizaciones de cambio de uso de suelo forestal, castigar con severidad a quienes de forma intencionada quemen, talen o derriben bosque para cambiar actividad productiva.

Asimismo, propone que se autorice a la Comisión Forestal COFOM a destruir plantaciones particulares de aguacate en donde recientemente se haya quemado o talado para esta actividad y obligue a los propietarios a restaurar esas áreas y que se cree un cuerpo de inspección y sancionador con características especiales.

Además en aquellos lugares donde se haya quemado la propiedad, se obligue a plantar la misma especie en las lluvias inmediatas siguientes y la autoridad con los Pequeños Propietarios le den seguimiento al cuidado de ello. Así también se da atribuciones para que los aserraderos o industria que trabaje madera ilegal se desmantelen y decomise, y también para que aquellas que hagan las cosas bien se les apoye y se les acompañe.

El líder de la bancada del PRD puntualizó que la desaparición de los bosques michoacanos se debe principalmente al crecimiento de la superficie dedicada al cultivo de aguacate y a la urbanización, entre otros. “Este cambio de uso de suelo ha traído aparejado otros problemas al ecosistema como la falta de captación de agua y un consumo excesivo de la misma para mantener las huertas de aguacate”.

En la región purépecha se incorporaron casi 14 mil hectáreas a la actividad agrícola, principalmente al cultivo de aguacate, pero por otra parte también tenemos ejemplos de comunidades que se preocupan y ocupan en el cuidado de sus recursos, como es el caso de: San Juan Nuevo en Nuevo San Juan, El Rosario, El Paso, Santana y Cerro Prieto en Ocampo y Angangueo; la comunidad de Santiago Tingambato; las PP y ejidos en la Sierra de Coalcoman; San Miguel Chichimequillas y Emiliano Zapata en Zitácuaro.

En ese sentido, aclaró que la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable del Estado de Michoacán es un ordenamiento jurídico concurrente, que se deriva de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, lo que hace posible que se adicionen aspectos específicos para atender la problemática en lo particular, sin contravenir la Constitución Federal.

“Resulta urgente adecuar el marco de actuación de las autoridades ambientales y forestales a la realidad que estamos viviendo en los bosques michoacanos, con el fin de castigar con severidad a quienes de forma intencionada quemen, talen o derriben bosque para cambiar a la actividad productiva, así como que se autorice a la Comisión Forestal a destruir plantaciones particulares de aguacate en donde recientemente se haya quemado o talado para esta actividad, así como obligar a los propietarios a restaurar esas áreas. Lo anterior para atender de manera drástica estos flagelos que repercutirán en las generaciones de michoacanos, actuales y futuras”.

Recordó que la Ley Forestal actual, fue publicada en el Periódico Oficial del Estado, en noviembre del 2004. La última reforma publicada en el Periódico Oficial, el 23 de agosto de 2007.

Previous Hoy, Panteón Rococó y juegos mecánicos al 2x1 en la Expo Fiesta Michoacán
Next Escuelas indígenas recibirán Medalla Mérito Docente 2016

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *