lunes, diciembre 18 2017

Ricinomex: Una joven creación de energía


* La generación de energías mediante combustibles fósiles que impactan negativamente al medio ambiente es tema que preocupa a jóvenes emprendedores quienes ha tomado la iniciativa de desarrollar e invertir en energías limpias.

Jonathan Hernández
La higuerilla tiene múltiples usos, uno de ellos es para la creación de biocombustibles

 

La experiencia de los últimos años ha mostrado que aprovechar las fuentes naturales para generar energías limpias y renovables, se consolida como una opción viable de aplicarse en los procesos productivos de los sectores agropecuario, pesquero y acuícola.

Por lo anterior, el ingeniero Jonatan Hernández, desde su época de estudiante de la carrera de Ingeniería química industrial en el Instituto Politécnico Nacional, tuvo la inquietud de transformar la higuerilla, una planta considerada maleza, en biocombustible y productos químicos.

En el 2013 inicia la transformación, Jonatan proyecta la creación de Ricino Mex, empresa que comienza a operar con la siembra de higuerilla en Oaxaca, en donde conjuntamente con otros productores logran el establecimiento de 100 hectáreas para este propósito, además de generar 100 empleos directos en el campo que incrementan los ingresos de los agricultores.

En el 2014, Ricino Mex, gracias al crecimiento exponencial para generar empleos y desarrollo económico en el campo mexicano se hace acreedora, al “Premio México al emprendimiento de alto impacto en Iberoamérica”.

Más adelante, en el 2015, la SAGARPA a través del FIRCO brindó apoyo a la empresa para establecer 2,157 hectáreas de higuerilla, así como para instalar la biorrefinería y transformar la higuerilla en biodiesel, consolidándose así Ricino Mex como una empresa productora de biodiesel en Oaxaca.

La instalación de la biorrefinería ha detonado, no solo la siembra de higuerilla en la región de los Valles Centrales de Oaxaca, sino que a través de esta actividad se benefician más de 1,300 productores con el incremento de sus ingresos en un promedio de $12,000 por hectárea sembrada.

La parte amable de esta siembra es que no implica competencia con cultivos alimenticios; ya que se ha desarrollado, mediante paquetes tecnológicos, el cultivo intercalado con maíz, agave mezcalero, calabaza, frijol y garbanzo.

Ricino Mex un proyecto “Hecho en México” que transforma la energía de la juventud en energía sustentable.

Previous Agroindustria, motor de desarrollo
Next El PESA, 15 años de justicia social

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MENU

Back