lunes, julio 16 2018

Refugios pesqueros, herramienta de manejo para lograr la sustentabilidad


* Con la Conapesca se han establecido en los mares mexicanos 32 refugios pesqueros para recuperar poblaciones de especies con valor comercial.

Son áreas perfectamente delimitadas, donde la restricción de la pesca contribuye al desarrollo de recursos pesqueros.
Son áreas perfectamente delimitadas, donde la restricción de la pesca contribuye al desarrollo de recursos pesqueros.

La pesca en México es una fuente de trabajo para miles de personas, y alimento para millones de familias, representa una diversidad cultural, arraigo comunitario e importancia económica para el país, señalan directivos de Organizaciones no Gubernamentales Garantizar la sustentabilidad de este sector es garantizar el bienestar de México.

Una de las herramientas de manejo para alcanzar esta sustentabilidad es la implementación de refugios pesqueros, áreas perfectamente delimitadas, donde la restricción de la pesca contribuye al desarrollo de recursos pesqueros, promoviendo la protección del ambiente, con el paso del tiempo los refugios se convierten en semilleros que abastecen las zonas circundantes de larvas juveniles y peces adultos.

Desde el 2012 pescadores, gobierno, científicos y organizaciones de la sociedad civil trabajan para garantizar un futuro sustentable para la pesca a través del establecimiento de corredores de refugios pesqueros.

A través de la CONAPESCA se han establecido en los mares mexicanos 32 refugios pesqueros para recuperar poblaciones de peces, moluscos y crustáceos con valor comercial.

En el Golfo de California, en la costa de Baja California Sur, en los refugios se ha recuperado la biomasa de peces de importancia comercial un 30 por ciento en promedio, el 60 por ciento de estas especies como pargos, cabrillas y pericos han aumentado en talla.

En el Sureste mexicano, pescadores en Quintana Roo han empujado el establecimiento de refugios pesqueros en la Península de Yucatán, la diversidad y biomasa de peces va en aumento, y, en algunos refugios la densidad de langosta ha aumentado 380 por ciento.

No todas las especies se recuperan al mismo ritmo, pero ahora sabemos que mientras más grandes sean los refugios y más tiempo se implementen, mayor la recuperación de peces.

En noviembre de 2017 la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca aumentó la vigencia de los refugios en Baja California Sur por cinco años más, amplió el área de un refugio y agregó uno nuevo.

Con estas acciones México está demostrando que es posible garantizar una pesca sustentable, al dedicar áreas para la recuperación de la riqueza y diversidad marina.

Si bien los refugios se enfocan en especies con valor comercial, la recuperación de comunidades marinas genera beneficios para quienes directa o indirectamente dependen del mar.

Imaginemos lo que podemos lograr por México y a favor del sector pesquero al implementar más refugios pesqueros en los 3 millones de kilómetros cuadrados de superficie marina.

No solo se mantendría la riqueza inigualable de los ecosistemas, también incrementarían los beneficios económicos para los pescadores y comunidades que dependen del capital natural marino.

Los refugios pesqueros son, sin duda, una de las mejores herramientas para que México tenga un futuro pescando.

Previous Todo listo para el homenaje a Martín Urieta
Next Urgente, establecer el estado de derecho en Michoacán: Wilfrido Lázaro

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MENU

Back